Translate

lunes, 8 de junio de 2015

Enki-Ea-Ptah-Satya, el Verdadero Dios Creador de la Humanidad - Una Historia Olvidada

Prometeo y Atenea (Enki y Ninhursag) crean al hombre


¿De dónde viene Enki y cuál es su historia?

Enki, el gran príncipe del cielo, es uno de los dioses de la tríada más alta del panteón de los Anunnaki junto con su padre Anu y su hermanastro Enlil. Los Anunnaki, conocidos posteriormente como los Elohim, eran un grupo de deidades celestiales cuyos hechos fueron documentados en los registros históricos de la civilización sumeria, una de las más antiguas de la historia. La literatura religiosa de los Sumerios antecede incluso la Biblia Hebrea por varios milenios, subyace las mitologías de varias culturas antiguas como la acadia, la babilonia, la semítica occidental y la griega y comparte ciertas semejanzas con las variedades más primordiales de la corriente espiritual indoeuropea.

Según la literatura sumeria, Enki era un dios benévolo que creó al Hombre a su imagen y semejanza a través de su propio ADN divino, le enseñó a su progenie humana las ciencias de los dioses y construyó las grandes civilizaciones primordiales. Enki es el verdadero Padre ancestral de la Humanidad.
Enki, su nombre sumerio, significa 'Señor de la Tierra' y sus epítetos mesopotámicos incluían Nudimmud (Hacedor), Ushumgal (Gran Serpiente) y Señor del Abzu, el abismo de las aguas primordiales. Enki era un dios creador, un maestro de la sabiduría divina representado por el símbolo de la Serpiente y una deidad acuífera. En Babilonia era conocido como Ea, el príncipe noble del conocimiento celestial; en la cultura egipcia antigua era venerado como Ptah, el gran dios hacedor y señor de la magia; y en la mitología griega era idéntico al titán benévolo Prometeo que le iluminó al Hombre, su propia creación, con el Fuego de los Dioses.

Los textos sumerios, todos más antiguos que el Génesis bíblico por milenios, relatan que Enki amaba a sus hijos humanos, se opuso a la tiranía de su padre malévolo Anu, colocó al Hombre (Adapa = Adán) en su Santuario de Eridú en la tierra del Edín (el Edén sumerio) y como el Ushumgal (Gran Serpiente) de la sabiduría celestial le otorgó la Ciencia de los Dioses y le reveló el Designio del Cielo, todo en contra de la voluntad del dictador Anu. Luego el mismo Enki, nuestro defensor noble, se rebelaría contra su padre inicuo de nuevo y le salvaría al Hombre del diluvio mortífero que Anu había enviado para la aniquilación de la Humanidad.

Vemos la misma historia en el relato prometeico griego posterior según el cual Prometeo, el verdadero hacedor de nuestra raza, le entrega al Hombre el Fuego Iluminador del Cielo en contra de la voluntad de los Titanes malévolos y luego le salva a su creación humana del diluvio con su arca.

Enki-Ea-Ptah-Prometeo es el dios creador original y el auténtico benefactor de la Raza Humana.

Enki y sus grandes compañeros celestiales como el gran Marduk, Ningishzidda, Ninhursag y Nabu, la facción serpentina de los Anunnaki, eran los señores divinos de la leyendaria Era de Oro antediluviana y luego fundarían la Civilización de Babel, establecerían las escuelas de los misterios y les revelarían a sus hijos humanos los secretos del cielo.

En las eras luminosas de antaño nuestros dioses andaban la Tierra con los hombres y les enseñaban la Ciencia de la Serpiente y el Fuego Prometeico, el poder de la sagrada Kundalini que se levanta dentro de nosotros y nos conduce a la divinidad y la inmortalidad. En fin, nuestros dioses auténticos nos enseñaban las técnicas espirituales del cielo para que aceleráramos nuestra evolución natural y nos convirtiéramos en dioses.

Sin embargo, por desgracia la era de nuestros Dioses Enkitas llegaría a su fin con la invasión repentina de nuestro planeta a manos de los malévolos dioses extraterrestres de Anu-Yahvé y el destierro de nuestros dioses ancestrales benévolos hace unos 4000 años y la consiguiente llegada de la Era de la Oscuridad.

Kali Yuga, el tiempo de decadencia espiritual en el cual seguimos desde aquel acontecimiento fatídico, es la era del reinado del malvado Anu-Yahvé-Jehová y sus ángeles (dioses) maléficos. Esos malhechores extraterrestres se han apoderado de nuestra Tierra y nos han sometido al yugo de sus religiones engañosas y destructivas. Ellos son los 'Arcontes' del dios impostor Yaldabaoth (Yahvé) de la cosmología gnóstica, los 'Ángeles Malvados' que reemplazan a los Dioses originales y gobiernan sobre la era de decadencia apocalíptica según la literatura profética egipcia y los soberanos maléficos de Kali Yuga de acuerdo con la cronología hindú.

Yahvé-Jehová, un dios de guerra y sacrificio, cuya identidad original es el tirano despiadado Anu, Saturno-Kronos, ese maldecido Tiempo, el malvado dios de este mundo ... él es un dios impostor y el verdadero enemigo de la Humanidad.

Sus religiones misantrópicas como el Judeocristianismo y el Islam y sus libros sagrados falsificados como la Biblia y el Koran son nada más que programas de control psicológico para nuestra esclavización mental en su sistema.

Desde que el malvado Anu-Yahvé se apoderó de la Tierra, nuestra verdadera historia, la de Enki, ha sido reemplazada por una mentira bíblica judía y condenada al olvido.

La Biblia es nada más que un engaño descarado y una inversión total de la verdad, falsificada por el 'Pueblo Elegido' de ese dios impostor Anu-Yahvé. Además, los relatos de Génesis son nada más que una refundición tergiversada de los registros sumerios mucho más antiguos.

Anu-El-Yahvé-Saturno, el dios enajenado del Judaísmo, es el misterioso dios demoníaco de los Illuminati y él sólo busca esclavizarnos en su mundo de engaños.

En cambio, Enki-Ea, nuestro verdadero dios, es un gran héroe cósmico que se levanta contra la infamia de su "padre" Anu y lucha por nuestra libertad y nuestro bienestar.

Enki, la Gran Serpiente iluminadora, no es ningún ángel caído como el Lucifer abrahámico: Enki es Prometeo, el titán noble que le entregó al Hombre (su propia progenie) el Fuego de la Kundalini.

Enki tampoco es el diablo Satanás; Enki es Satya, el dios de la Verdad Eterna y el señor de Satya Yuga, la próxima Era de Oro y tiempo de iluminación en la Tierra.

Su nombre original, Satya (Verdad Eterna), fue corrompido y cambiado a Satán/Satanás (adversario) por Anu en su tradición judeoanuista. El 'diablo' satánico de los Cristianos es nada más que una caricatura calumniosa de Enki inventada por Anu-Yahvé el mentiroso.

Enki, el gran dios de las aguas y el maestro de la sabiduría divina, es el señor de la Era de Acuario. Enki-Satya, la Verdad Eterna, es idéntico a Kalki, el salvador apocalíptico que volverá a la Tierra montado en su caballo blanco divino junto con las deidades solares justas y destruirá toda la impureza de Kali Yuga para restaurar el mundo e inaugurar el tan esperado Satya Yuga, la Era de Luz en la cual nuestros Dioses Enkitas restablecerán la espiritualidad enkista original.



Comienzo


¡Gloria a Enki, el verdadero dios creador y defensor noble de la Humanidad!
Prometeo (Enki) le entrega al Hombre la Ciencia de los Dioses

5 comentarios:

  1. Enki es nuestro padre creador estamos enganados por las religiones Enki es nuestro padre amoroso hacia la humanidad

    ResponderEliminar
  2. A nosotros los humanos nos han dominado mas por nuestra ignorancia que por la fuerza esa es mi humilde conclusión

    ResponderEliminar
  3. si las personas supieran lo que es reconocer a enki su vidas cambiarian verian la generosidad de enki nuestro padre creador

    ResponderEliminar
  4. Solo debemos realizar el Ritual de Compromiso con Enki y nuestras vidas cambiaran totalmente para bien !

    ResponderEliminar